Páginas

martes, 13 de enero de 2015

TIMELORD II

Año 2014


¡Feliz año a todos! El Nido comienza un nuevo año con nuevo material. ¡Mogollón de trajes nuevos! ¡Mogollón de diseños! En definitiva… ¡Mogollón de mandanga!

Y como lo prometido es deuda, aquí os dejo mi último trabajo gordo. Muchos sabréis que soy muy fan de la serie británica Doctor Who, así que no he podido resistirme a la hora de crear este traje. Tomando como inspiración a los magníficos Señores del Tiempo, con sus gloriosos trajes en rojo y dorado, y rescatando viejas ideas del tintero ha salido lo que os muestro en las fotos.

Comencé a trabajar en ello en Octubre, creo, justo para tenerlo a tiempo para las Frikiolimpiadas, lugar en que lo presenté por vez primera.

Se compone de varias piezas independientes que pueden combinarse de diferentes maneras o con otros trajes, por lo que es bastante versátil. También me esforcé en que la pieza fuera multitalla, es decir, que pudiera valer a bastante gente, siempre que sus medidas no fueran demasiado extremas.

Debajo de todo está la túnica negra, que ya de por sí es una pieza aparte. Está confeccionada en punto y es bastante calentita (y elástica). Está confeccionada en forma de trapecio, lo que le da bastante vuelo, por lo que no habría que preocuparse de las medidas ni de la cintura ni de la cadera. En la parte del pecho lleva un aplique adornado con gasa, polipiel, cintas y diversos materiales todos en tonos negros, grises y marrones. Esta pieza es ajustable mediante cordones, con lo que puedes agrandarla o estrecharla en función de si el que lo va a llevar es más grande o más delgado. Los brazos están adornados con tiras de polipiel y bolitas metálicas en oro viejo.

La túnica de fuera está cosida con tapicería aterciopelada (de ahí las aguas que salen en las fotos). Personalmente prefiero emplear tapicerías que no hagan aguas, pero la diferencia de precio a veces es bestial, por lo que, como de momento yo me lo guiso y me lo como, no me queda más remedio que adaptarme a ello. Para los detalles en dorado he aprovechado un sobrante de otro de mis trajes (el de pirata). Me sobraron bastantes metros de encaje de bolillos, de modo que los he usado para este traje. Como detalle jodi-curioso, recuerdo que me dejé casi 100 pavos sólo en esto (sí, si quieres cosas como esta te tienes que dejar los dineros) y me sobró un montón, pero por fin he podido darle uso al sobrante.

Además, la túnica va completamente forrada por dentro con seda negra, lo que la hace muy agradable de poner. Lleva una capa incorporada (no se puede quitar) realizada con gasa negra. Creo que son 4 metros de tela.

Por último está el collar, cosa o estructura que lleva en el cuello (nunca he sabido cómo se llaman esos chismes). Para ello cogí los retales que me sobraron de la túnica roja. No anduve muy fina con los cálculos, de modo que me faltó tela y tuve que coser el cuello en 3 partes. Aunque ha quedado bien, coserlo fue un infierno, porque la tapicería es muy gruesa, las costuras lo engordan más y para colmo la tela es doble (se tiene que ver por delante y por la espalda), así que me cargué unas cuantas agujas antes de darme por vencida y coserlo a mano. Por dentro no lleva espuma ni ningún material acolchado (opino que esas cosas dan aspecto de disfraz). ¿Cómo he conseguido que se quede así? Ahhhh... Secreto... Je, je, je... Además es moldeable, es decir, que se le puede dar diferentes formas. Y se puede mojar. Vamos, que no es cartón.

Para terminar, le añadí en la espalda un bordado prefabricado que me sobró del traje de Pirata y le puse al cuello una cadena de metal color oro viejo y un par de adornos en cada extremo. Como detalle curioso: Los adornos se pueden abrir y tienen un pequeño compartimento para meter cosas dentro.












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada